Reciclaje del PET

El PET (Tereftalato de Polietileno) es uno de los materiales plásticos que podemos reciclar.

Se utiliza para fabricar bandejas, tarrinas y todo tipo de envases en general, botellas de agua, refrescos, etc.

Para reciclar el PET, los fabricantes de envases lo acumulan en forma de balas que posteriormente se transportan a la planta de reciclaje, lugar en el que se procede a su limpieza mediante el lavado y luego se tritura en unas máquinas convirtiéndolo en granza (partículas de alrededor de 25 mm.)
En el lavado se utilizan unas lavadoras con capacidades que pueden ser variables y llegar a toneladas por hora, dependiendo del grado de suciedad.

Si el PET se va a convertir en granzas necesitaremos una trituradora y posteriormente una extrusionadora para hacer la granza. Ésta se envasa mediante una ensacadora o, en caso de grandes empresas recicladoras, en los llamados Big-Bags.

De esta manera se puede reciclar el PET y así venderse en forma de láminas de plástico o de granza según sea el uso que se le vaya a dar por parte del comprador.

Así se inicia de nuevo el proceso de fabricación de envases con el nuevo PET ya reciclado y listo para un nuevo e importante uso en nuestra vida cotidiana.

Solicita presupuesto o más información

Te ofreceremos información sobre este asunto en concreto.



Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies