Conservas envasadas en latas de plástico

las latas metálicas serán sustituidas por latas de plástico

Alimentos en envases de plástico

Las últimas tendencias en envases de plástico en contacto con alimentos están marcadas por los intereses de los consumidores. Cada vez es más importante para el consumidor reducir la cantidad de alimento que se tiran a la basura por no haber sido consumidos. Los envases de gran capacidad que inducen al ahorro por el volumen adquirido no tienen sentido si finalmente su contenido acaba tirándose como desperdicio.

Aunque pueda resultar paradójico el aumento de la población, o incluso hablando en términos de superpoblación, no implica necesariamente que se compren productos alimenticios en envases de plástico de gran tamaño. Muy al contrario crece la demanda de productos alimenticios de consumo ordinario envasados en plástico. Envases que mediante técnicas de envasado permitan alargar la vida de cualquier producto alimenticio.

El sector del packaging invierte grandes recursos en investigación y desarrollo (I+D) que permitan diferenciar los envases de plástico dependiendo del tipo de barrera, del método de envasado, de la conservación de las propiedades organolépticas (sabor, olor, color, textura,…), etc.

Alimentos enlatados

Con el objetivo de alargar la vida de los alimentos y evitar el desperdicio de comida los consumidores están acostumbrados a comprar packs que incluyen un número determinado de envases. Normalmente estos packs incluyen latas metálicas que por sus características permiten que los alimentos se conserven durante periodos mucho más largos.

Hoy en días podemos encontrar en los estantes de los supermercados cientos de productos alimenticios enlatados. Latas de conserva que pueden sumarse a la cadena de reciclaje de manera sencilla.

Los alimentos envasados en lata pueden almacenarse sin sufrir alteraciones durante largos periodos de tiempo. Es sabido que no existe el riesgo 0 y son de sobra conocidos los peligros de las conservas en latas metálicas. Señales que invitan a desechar un producto envasado cuando en la lata aparecen señales de oxidación, la lata esta abombada, o cuando al abrir el envase el producto tiene mal aspecto, mal olor, se aprecia espuma en el alimento o cualquier otra señal que resulte sospechosa.

Aunque nos estamos refiriendo a latas metálicas en dosis individuales es también habitual grandes envases que una vez abiertos, y si no se han consumido en su totalidad, obligan a trasvasar el alimento del envase metálico a otro que no suponga un riesgo por la migración de compuestos metálicos o porque una vez abierto no pueden cerrarse evitando así su oxidación con la perdida de cualidades que ello supone.

Latas de plástico

Sin embargo la creciente demanda de productos envasados junto con el aumento de la población ocasiona que sea contraproducente, para la cadena de consumo, la falta de materia prima que logre envasar o enlatar los alimentos que demandan los consumidores.

[maxbutton id=”1″]

Sean envases de pequeño tamaño, que eviten tener que tirar la comida, o mucho más grandes para sectores como la hostelería, el mayor hándicap en la actualidad es la disponibilidad de los alimentos en latas metálicas.

Para adecuarse a la demanda de los consumidores surgen propuestas que se suman a las alternativas de envasado más tradicionales. El uso del plástico termoconformado en el envasado de alimentos que habitualmente utilizaban envases metálicos puede llegar a sustituirse por envases de plástico que cumplan con las exigentes medidas de seguridad alimentaria que demandan los productos envasados por tiempo más prolongado.

Conservas en “latas” de plástico

latas de plástico envases termoconformados

Cuando hablamos de lata nos viene a la memoria un envase metálico, fabricado en aluminio, acero u hojalata. Un envase opaco, resistente, que impide el paso de la luz y de cualquier agresión que afecte a su interior. Ya indicábamos que las latas no son 100% seguras pero si son adecuadas para envasar productos de conserva, líquidos durante largos periodos de tiempo.

Por ello resulta extraño nombrar “latas” de plástico acostumbrados a identificarlas con el metal. Sin duda el uso del término “lata” se realiza de manera consciente para inculcar y dar a conocer al consumidor que las ventajas de utilizar un envase de plástico, para almacenar alimentos en conserva, es muy similar a uno de metal.

Ya existen latas de plástico que permiten alargar la conservación de los alimentos envasados hasta cinco años. Gracias a la optimización de los diseños, y la utilización de materiales que mejoren las propiedades de barrera de los termoplásticos, se protegen de gases, microorganismos y otros ataques externos.

Las latas plásticas que irán apareciendo en los estantes de los supermercados incluyen importantes factores de diferenciación con las tradicionales de metal. Los diseños y la capacidad del plástico por absorber impactos y tensiones permiten que conserven su forma sin que se vea afectado el producto de su interior. Es resistente a los golpes y las abolladuras, daños habituales en el manejo de los envases metálicos de conservas. Además aprovechando las ventajas del etiquetado en molde (IML) el producto envasado adquiere una diferenciación primordial de cara al consumidor.

Las latas de plástico son mucho más ligeras, otro factor a tener en cuenta a la hora de envasar conservas que en grandes volúmenes afecta al transporte de mercancías y que también supone una reducción de costes.

Nada más cambia en las latas de plástico. Las empresas conserveras pueden seguir utilizando los mismos sistemas de apertura por anillo metálico u optar por los de apertura fácil tan en boga. Una ventaja añadida es que el producto no consumido puede permanecer en el envase y es fácil añadirle una tapa una vez abierto.

Ventajas latas de plástico

  • Envase ligero.
  • Apilable.
  • Reciclable.
  • No se abolla.
  • No trasmite sabores ni olores ajenos.
  • Diseño adaptado a la cadena de consumo.
  • Fácil apertura.
  • Envase reutilizable una vez abierto (conservándose en el frigorífico).
  • Se puede utilizar en el horno microondas.
  • Envase adecuado para máquinas expendedoras.

Fabricante de envases termoconformados en Zaragoza

Los avances en envases termoconformados para alimentos son continuos. Gracias a la tecnología y la utilización de plásticos con mejores características en envases barrera permitiendo que la industria alimentaria sustituya el uso de latas metálicas por envases de plástico termoconformado.

En Arapack ofrecemos un servicio a medida de nuestros clientes. Somos fabricantes de envases termoconformados en Zaragoza y cubrimos toda la geografía española con soluciones en envases de plástico para la mayoría de los sectores. Si necesita nuestra colaboración contacte con el departamento comercial llamando al teléfono 976 47 90 64 o a través del formulario de contacto.

Solicita presupuesto o más información

Te ofreceremos información sobre este asunto en concreto.



Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies